Category Archives: Innovacion Social

Debemos vender la idea de la orientación al futuro

Comments off

http://futureoriented.eu/future-orientation/

Author: Anna Pajak, ITeE

What is the place of Foresight and Futures Literacy among economic challenges of the 21st Century? And how economists can make usage of Futures Studies? This time we were presenting the potential of futures thinking in the context of economic transformations and globalization, during the 7th International Scientific Conference “World Economy – Challenges of the 21st Century” that took place in Radom (Poland) on the 24th of November.

The discussion led to the important question: What incentives can we offer to the companies in order to make them future (long-term?) – oriented in the times of strategic thinking defeated by short-termism? The question that may be even more important is: why we still need to ‘sell’ the idea of future orientation?

Short-term orientation is not a new concern in the world’s financial history, but the crisis of 2008-10 made a short-termism issue alive and strongly relevant again. Two hundred days is the time that an average share of the firms in the S&P 500 index stay in “one hands”.

According to FCLT Global 2016 report “Rising to the challenge of short-termism”, it is commonly believed by board members and executives that the short-term pressure is continually growing. 87% of over 1000 surveyed C-level executives and board members (representing the companies from across the world, covering a full range of industries and functions) admit to feel the highest pressure to exhibit strong financial results within two years or less.

Despite the newest research findings by McKinsey Global Institute, showing that long-term companies demonstrate better (stronger and more stable) financial performance, the corporate short-termism seems to do very well across the companies. Not getting to much into details, outperformance of the long-term-oriented organizations is expressed in very important economic measures, to mention average revenue and earnings, economic profit, market capitalization or new jobs creation.

Future-orientation (and strategic planning based on long-term vision) and often the agreement for the resignation from immediate, short-term profits may be difficult and meets stakeholder’s objections. From the other hand the speed and scale of global changes, environmental challenges (including growing scarcity of natural resources and climate change) require new business models and greater flexibility in order to manage the future challenges. It also requires new view at the economic measures for tangible and intangible assets and new look at natural resources and the rationale of homo oeconomicus. It highlights the problem of measurement and assessment of transformations and changes, since emergent and novel phenomena can rarely be the subject of the assessment of existing historical models and variables, in the words of Riel Miller (2015) If the goal is transformation then the kinds of changes that define a ‘successful outcome’ cannot be fully described using yesterday’s metrics.

So, can foresight be a remedy for the short-termism of companies and assist economists in building welfare and sustainable economic development through explaining trends and new economic paradigms? Looks like the first steps are still before us: finding a common language, conceptual apparatus and mutual understanding of methodologies. But definitely these are the steps worth taking. At the end of the day we all have a common goals and look in the same direction – the future.

Escenarios del bienestar humano. Escenarios 2042

Comments off

The Future is Dystopian or Bright?

posted Nov 19, 2017, 5:09 AM by Paul Imre 

https://sites.google.com/a/imreltd.co.uk/unconference-ai-gx/project-updates/thefutureisdystopianorbright

The future is one of many possibilities and these possibilities range greatly in scope and outcome. The changes in technology that are predicted to occur over the next 30 years could have a profound effect on the way work is performed, food production, and the environment. However, as with all periods of great advancement that have occurred in human history, there are many possible outcomes. For purposes of simplicity, these can be divided into positive outcomes, negative outcomes, or neutral outcomes. Here is what each outcome could possibly look like.

Probability 60% Abundance And HopeHuman Future Progress

The greatest possible outcome is the improvement of the human condition. Historically human civilization has trended upward with lifespans increasing, education improving, greater freedoms, personal earnings increasing, and deaths due to widespread violence decreasing. Now, this is not to say civilization’s advancements haven’t had periods of difficulty, war, strife, and the occasional setbacks but taken as a whole things tend to get better in ways that can be hard to see in the moment. The next several decades are certainly ones with great potential. Advancements in fields such as artificial intelligence, automation, and the medical fields have the potential to have profound effects on not only how we work and live but also on how long we live and the level of comfort in which we live. Solving highly important issues such as world hunger are a possibility and looking to past achievements (such as the elimination of certain diseases) there are signs that such things are achievable again in the future.

Probability 30% Dystopia And Societal Collapse

Not all thoughts about the future are hopeful ones. Looking through human history even very powerful civilizations have fallen (Western Rome and the Achaemenid Empire are two such historical examples). No matter where or when the key factors that cause civilizational decline are various types of common ‘stress events’ related to the economy, rule of law, strength of the government, wartime concerns, population density, and so on. Not everyone views technological advancements as beneficial and see several ways they could have a negative impact on society. Common examples include automation decreasing the availability of work without anything to fill this new employment gap, governments using technology to spy on or control their citizens, technology driving wealth inequality to levels that destroy societal bonds, and the always popular AI takeover which has been around for a very long time but is increasingly popular due to AI advancing as a field of study. Certainly, scepticism is healthy and bad outcomes are certainly possible. However, by being aware of these possibilities preventative measures can be taken to prevent them from occurring or limiting their impact when avoidance is not realistically possible.

Probability 10% Business As Usual

The last of the three possible outcomes is also the least dynamic. Things go on much like they always have with the same highs, lows, successes, failures, problems, and solutions. The idea being that the issues humanity faces now will endure despite technological advances and that issues such as famine and disease will find new ways to trouble us. While not impossible the idea is flawed in its very premise hence its low probability. It relies on the end of history concept in that humanity endures but nothing changes because we’ve reached an endpoint in the development of the systems that guide human civilizations. History to this point shows humans tend not to operate in this way and continually try to innovate and experiment with things with many people driven by this need to innovate.

Final Thoughts

With the sheer number of variables that will affect what the future brings predicting with 100 percent undeniable certainty what will happen is an impossibility. Anyone saying they unequivocally know the exact outcome of future events is either lying, sure of themselves to an unhealthy degree or trying to sell you something. In the end, technology will advance and new breakthroughs will be made. How these discoveries are used depends on input from people from several different walks of life and in several different professions both public and private. The possibilities for both a better future and dystopia are there but through careful judgment and a pragmatic future-minded worldview, the odds favour humanities continued advancement.

Credit for image concept: @dw2  David Wood

Carne cultivada en laboratorio

Comments off

En el cercano futuro, matar animales para obtener carne será arcaico e indeseable. La carne cultivada en laboratorio no contiene antibióticos, peligrosas bacterias ni hormonas de crecimiento, dejando de lado el mito de la carne como elemento carcinomico humano. La FAO estima que el 51% de la emisión de gases efecto invernadero son producto de la ganadería y carneculturas, además, el 26% de la tierra sin hielo del planeta se dedican actualmente a la producción de carne; con el desarrollo de carne crecida en laboratorio todos estos efectos indeseables desaparecerían en beneficio de la Humanidad y de la Tierra.

Capacidad de crear consciencia a través de la luz

Comments off

Descubren el posible origen de la consciencia en el cerebro

Se generaría a través de biofotones capaces de generar procesos cuánticos

 

Investigadores canadienses han descubierto que el cerebro humano es capaz de transmitir información a través de la luz. Puede producir más de 1.000 millones de biofotones por segundo, un volumen suficiente para transmitir un gran número de bits con información, así como de generar procesos cuánticos capaces, hipotéticamente, de generar consciencia.

A pesar de los grandes avances en neurociencia, todavía hay preguntas fundamentales sin respuesta sobre el cerebro, incluyendo el origen de la experiencia subjetiva y la consciencia.

Según investigadores de la Universidad de Calgary, en Canadá, algunas respuestas sobre estas cuestiones podrían depender de nuevos mecanismos físicos, tal como explican en un artículo publicado en Arxiv.

Parten de la base de que, desde hace 100 años, se conoce que en el cerebro hay biofotones, es decir,  fotones de origen biológico que no son el resultado de los productos de una reacción enzimática específica. La longitud de onda de estos biofotones es de entre 200 y 1.300 nanómetros,  por lo que una gran parte de su espectro corresponde a la franja visible por el ojo humano.

Lo que han hecho estos investigadores es explorar si las neuronas utilizan la comunicación fotónica para intercambiar información,  además de las conocidas señales electroquímicas. Las neuronas se comunican entre sí a través de los pequeños espacios entre ellas, en un proceso conocido como transmisión sináptica basada en señales electroquímicas.

La comunicación fotónica entre neuronas, todavía hipotética para la ciencia, abre una nueva dimensión a los mecanismos cerebrales que permiten alumbrar la experiencia subjetiva y la consciencia, mecanismos que son desconocidos en gran parte todavía.

Según esta nueva investigación, los axones cubiertos de mielina podrían servir como guías de ondas fotónicas transmisoras de información entre neuronas. Se ha comprobado esta posibilidad mediante la modelización de la transmisión de luz a través de estos axones cubiertos de mielina.

El axón es una prolongación de las neuronas especializadas en conducir el impulso nervioso desde el cuerpo celular o soma hacia otra célula. La mielina es una estructura multilaminar formada por las membranas plasmáticas que rodean los axones. Forma una capa gruesa alrededor de los axones neuronales que permite la transmisión de los impulsos nerviosos a distancias relativamente largas gracias a su efecto aislante.

La información con luz es factible

En la modelización de estos axones, los investigadores realizaron diferentes cálculos sobre cómo se comportaría la luz en el proceso de transmisión de información mediante biofotones y concluyeron que la conducción de la luz a través de axones cubiertos de mielina es factible.

Comprobaron que axones de dos milímetros de largo, la longitud media de los axones del cerebro, pueden transmitir entre un 46% y un 96% de los biofotones que reciben. Asimismo, han calculado el volumen de datos que se podrían transmitir por este sistema.

Señalan que, si el cerebro de una rata genera un fotón por neurona y minuto, teniendo en cuenta que hay diez elevado a once neuronas en el cerebro humano, puede concluirse que el cerebro humano podría producir más de 1.000 millones de biofotones por segundo.

Para los investigadores, este volumen es más que suficiente para facilitar la transmisión de un gran número de bits conteniendo información, e incluso para permitir la creación de una enorme cantidad de entrelazamientos cuánticos.

Estos entrelazamientos cuánticos permitirían la conexión instantánea entre neuronas, aunque estén físicamente separadas entre sí y sin ningún canal físico de comunicación entre ellas, de una forma mucho más rápida que los canales electroquímicos de comunicación entre neuronas conocidos hasta ahora.

Los investigadores advierten que estos cálculos son aproximados y que poseen numerosas incertidumbres, ya que todavía no se conocen las propiedades ópticas de la mielina porque nadie las ha medido.

También advierten que los biofotones pueden propagarse en cualquier dirección, lo que arroja más incertidumbre sobre su hipotética capacidad para transmitir información en la dirección adecuada.


Más preguntas que respuestas

De momento, esta investigación arroja más preguntas que respuestas, explican los investigadores. La primera es, si realmente existen, ¿para qué usa el cerebro estos canales ópticos de comunicación?

Estos autores sugieren que los biofotones cerebrales podrían estar asociados a procesos cuánticos relacionados con el origen de la consciencia, si bien advierten que la comunicación cuántica necesita algo más que los canales de comunicación óptica que ellos han descubierto en un modelo.

Además, aunque es posible que existan moléculas sensibles a la luz en el cerebro, no hay constancia de que realmente sea así, ni tampoco de que actúen como procesadores cuánticos. Para avanzar en esta línea de investigación, los científicos proponen analizar las propiedades ópticas del tejido cerebral mediante una serie de experimentos específicos.

Con este trabajo se abre un nuevo campo de investigación para la biología cuántica, la rama de la Biología que estudia procesos que tienen lugar en seres vivos y que se basan en efectos característicos de la mecánica cuántica, tales como la superposición de estados, la coherencia cuántica o el efecto túnel.


Referencia

Are there optical communication channels in the brain? arXiv:1708.08887 [physics.bio-ph]

Confianza en el porvenir o la presencia de elefantes negros

Comments off

Lecture de la rentrée – Chroniques du Futur RH&M 2014] De la confiance en l’avenir

https://www.linkedin.com/pulse/lecture-de-la-rentr%C3%A9e-chroniques-du-futur-rhm-2014-goux-baudiment-1

J’ai le plaisir de présenter depuis 2014 des chroniques du futur dans le revue RH&M. Ces chroniques ont été dédiées en 2014, à l’exploration des contours de la Grande Transition à travers nos attitudes face au changement : les zones aveugles, la simplexité, la worldview et la confiance en l’avenir.

Vous pouvez retrouver, en cette rentrée les deux dernières chroniques du futures 2014 sous la forme d’article LinkedIn. Ci-après la quatrième et dernière chronique du Futur 2014.

De la confiance en l’avenir – Ou la présence des éléphants noirs

Pour franchir la Transition, nous avons besoin de simplexité face à la complexité croissante, de sens face à l’apparente incohérence, de récits pour changer de paradigme. Mais aussi —surtout— d’une nouvelle confiance en l’avenir.

L’ampleur de la Transition qui nous entoure interpelle notre capacité à changer (Chroniques n°2, n°53). Changer de regard sur le monde pour nous forger des interprétations plus proches de la réalité actuelle (Chroniques n°3, n°54). Changer de regard sur nous-mêmes pour affronter notre peur du changement (Chroniques n°1, n°52). Mais il nous faut, aussi, changer d’état d’esprit vis-à-vis du futur.

Business as usual

Le microcosme français — moins de 1% de la population mondiale— semble s’être enfermé dans une vision de l’avenir blasée, si étroite qu’elle en fige la dynamique même. L’avenir ne serait ainsi plus qu’un éternel recommencement, “more of the same” (plus de la même chose) ou “business as usual” (tout comme d’habitude). La préservation de nos acquis, l’enracinement dans l’histoire, la crispation sur des futilités sont autant de symptômes d’une société qui refuse de considérer le futur avec bienveillance.

Derrière cette peur manifeste du changement, se niche, profondément enfoui, un manque de confiance en l’avenir qui laisse perplexe. Car il nous renvoie en fait à un manque de confiance en nous-mêmes, nous, ce peuple français jugé si manifestement arrogant par les autres cultures. Est-ce parce que, sans l’intervention américaine, nous aurions perdu la Seconde Guerre Mondiale ? Mais les Britanniques aussi, et leur appétence pour l’avenir est demeurée intacte. Est-ce parce que l’existentialisme a si massivement supplanté l’humanisme ? Mais en Allemagne aussi, et leur avancée vers le futur est continue. Parce que nous serions Latins ? Les Italiens aussi, mais ils embrassent le futur. D’où vient alors cette frilosité d’une culture qui semble vouloir arrêter sa course évolutive vers l’avenir ?

Des éléphants noirs…

L’expression “éléphant noir” résulte de la conjonction de deux expressions anglo-saxonnes : “un éléphant est assis dans la pièce” —qui signifie que tout le monde voit l’éléphant mais fait comme s’il n’existait pas (the elephant sitting in the room)— et “un cygne noir” — qui désigne un événement extrêmement improbable mais à très fort impact (black swan). Elle qualifie un événement extrêmement probable, largement annoncé, mais que l’on choisit délibérément d’ignorer[1]. A l’inverse d’une zone aveugle (cf. Chroniques du futur n°1, n°52) qui nous empêche de voir ce qui existe, nous voyons bien l’éléphant noir, mais nous décidons de ne pas en tenir compte.

Parmi les exemples les plus frappants : l’éducation dont le contenu n’est plus adapté aux besoins actuels, le changement climatique qui devrait imposer de nouvelles pratiques, l’automatisation qui menace les “cols blancs”[2], la marchandisation de la monnaie qui a atteint ses limites. Mais rien ne change vraiment : on ignore les éléphants noirs assis au milieu de notre monde.

Cependant jamais la période n’a été aussi propice aux changements. Un monde en transition, tel que le nôtre, est riche en Volatilité, Uncertitude, Complexité et Ambiguïté (VUCA). Une telle fluidité, bien que chaotique, favorise les dynamiques de changement : les opportunités sont aussi nombreuses que les risques. Mais nous ne les voyons pas parce que, tel un gros nuage sombre, l’éléphant noir n’évoque que la menace d’un orage, et non la pluie bénéfique. On croise les doigts en attendant qu’il passe, espérant que le choc du changement aura lieu ailleurs, dans l’espace (autres pays) ou dans le temps (générations futures).

L’optimisme méthodologique

Il est temps de se resaisir. Déjà, outre-atlantique, le concept de “temps postnormaux” (postnormal times) a fait son apparition. Il pose que, pour nous frayer un chemin à travers la complexité (la situation en Syrie par ex.), le chaos (la crise financière mondiale résultant de celle des subprimes américaines) et les contradictions (telles que le développement générant une inégalité croissante entre riches et pauvres), nous devons donner non seulement du sens au monde qui nous entoure, mais un sens positif[3]. La carte devient nécessairement fausse dans un monde de plus en plus étrange[4] : seule la boussole compte, éthique, prospective, humaniste ; la boussole qui nous indique le cap à suivre.

De la littérature utopique nous ne retenons généralement que les dystopies, ces scénarios-catastrophes qui nous conduisent à l’enfer sur Terre, ou, plus radicalement aujourd’hui, à la disparition de l’espèce humaine. Nous serions fort avisés de faire plutôt porter les programmes scolaires de littérature sur les eutopies, ces lendemains qui chantent que nos technologies et nos savoirs mettent plus que jamais à notre portée… si nous voulons bien nous donner la peine de les construire, plutôt que de nous lamenter sur notre sort.

 

Revue RH&M, n°55, octobre 2014, pp. 20

[1] Vinay Gupta. “On Black Elephants.” April 27, 2009. http://vinay.howtolivewiki.com/blog/flu/on-black-elephants-1450

[2] GOUX-BAUDIMENT Fabienne, RAYNAUD-LACROZE Paul-Olivier, “Le DRH et le Robot”, in Edgar ADDED et alii, DRH Le choc des ruptures, Paris : Manitoba/Les Belles Lettres, 2014, pp. 225-231.

[3] SARDAR Ziauddin, “Welcome in Postnormal Times”, Futures, n°42, 2010, pp. 435–444

[4] “From Global Warming to Global Weirding with John SWEENEY”, video, https://www.youtube.com/watch?v=T3rGcazAGHw .

No estamos hechos para vivir en el momento

Comments off

Nuestro nombre es erróneo. Todos nos llamamos Homo sapiens, el “hombre sabio”, pero eso es más una jactancia que una descripción. ¿Qué nos hace sabios? ¿Qué nos separa de los otros animales? Se han propuesto varias respuestas: el lenguaje, las herramientas, la cooperación, la cultura, que nuestro sabor no es el mejor para los depredadores… pero ninguna es exclusiva de los humanos.

Lo que mejor distingue a nuestra especie es un atributo que los científicos apenas comienzan a valorar: contemplamos el futuro. Nuestra singular previsión creó la civilización y sostiene a la sociedad. Suele levantarnos el ánimo, pero también es fuente de casi toda depresión y ansiedad, ya sea que estemos evaluando nuestras propias vidas o preocupándonos por nuestra nación.

Otros animales tienen rituales primaverales para educar a los niños, pero solo nosotros los sometemos a discursos de “graduación” para informarles con grandiosidad que hoy es el primer día del resto de sus vidas.

Un nombre más apropiado de nuestra especie sería Homo prospectus, ya que prosperamos mediante la consideración de nuestros prospectos. El poder de prospección es lo que nos hace sabios. Mirar al futuro, consciente e inconscientemente, es una función central de nuestro enorme cerebro, como han descubierto los psicólogos y los neurocientíficos… algo atrasados porque en el siglo previo la mayoría de los investigadores supusieron que somos prisioneros del pasado y el presente.

Mirar al futuro, consciente e inconscientemente, es una función central de nuestro enorme cerebro.

Los conductistas concebían el aprendizaje animal como la inculcación del hábito por medio de la repetición. Los psicoanalistas creían que tratar a los pacientes era cuestión de desenterrar y confrontar el pasado. Incluso cuando surgió la psicología cognitiva, se enfocó en el pasado y el presente, en la memoria y la percepción.

Pero cada vez es más claro que la mente apunta principalmente al futuro, mas no es impulsada por el pasado. El comportamiento, la memoria y la percepción no pueden ser entendidos sin apreciar el papel central de la prospección. No aprendemos almacenando registros estáticos, sino retocando continuamente los recuerdos e imaginando posibilidades futuras. Nuestro cerebro no ve el mundo procesando cada pixel en una escena, sino enfocándose en lo inesperado.

Nuestras emociones reaccionan menos al presente de lo que guían hacia una conducta futura. Los terapeutas están explorando nuevos modos para tratar la depresión que ya no se basan en los traumas del pasado y las presiones del presente como sus principales causas, sino en las visiones distorsionadas de lo que se aproxima.

Nuestras emociones reaccionan menos al presente de lo que guían hacia una conducta futura.

La prospección nos hace más sabios pero no solo a partir de nuestras experiencias, sino también al aprender de los demás. Somos animales sociales únicos, que vivimos y trabajamos en grupos muy grandes de extraños porque así hemos construido el futuro. La cultura humana —nuestro lenguaje, nuestra división del trabajo, nuestros conocimientos, nuestras leyes y tecnología— es posible solo porque podemos anticipar lo que nuestros congéneres van a hacer en el futuro distante. Hoy hacemos sacrificios para luego obtener recompensas, ya sea en esta vida o en la siguiente que prometen tantas religiones.

Los animales comparten algunos de nuestros poderes inconscientes de prospección, pero es muy difícil que cualquier otra criatura sea capaz de pensar más que unos cuantos minutos por adelantado. Las ardillas entierran las nueces por instinto, no porque sepan que se acerca el invierno.

Las hormigas cooperan para construir su morada porque están programadas genéticamente para hacerlo, no a raíz de que se hayan puesto de acuerdo sobre un plano. Se sabe que, en ocasiones, los chimpancés han ejercido una previsión de corto plazo como el macho gruñón de un zoológico sueco que fue observado amontonando piedraspara arrojarlas a humanos embobados, pero no tienen nada del Homo prospectus.

Si eres un chimpancé, pasarás buena parte del día en busca de tu siguiente comida. Si eres humano, puedes confiar usualmente en la previsión del gerente de tu supermercado o hacer una reservación en un restaurante para el sábado en la noche gracias a una hazaña notablemente complicada de prospección colaborativa.

Tú y el anfitrión de un restaurante imaginan un tiempo futuro —el “sábado” existe solo como una fantasía colectiva— y anticipan las acciones del uno y el otro. Confías en que el dueño del restaurante va a adquirir la comida y que el chef la cocinará para ti. Ellos confía en que te presentarás y les darás tu dinero, el cual aceptan porque esperan que su arrendador lo tome a cambio de dejarlos ocupar su edificio.

El papel central de la prospección ha surgido en estudios recientes de los procesos mentales lo mismo conscientes que inconscientes, como uno en Chicago que analizó a cerca de 500 adultos durante el día para registrar sus ideas y estados de ánimo inmediatos. De haber sido correcta la teoría psicológica tradicional, estas personas habrían pasado mucho tiempo rumiando.

Pero, en realidad, pensaron en el futuro tres veces más de lo común que en el pasado e inclusive esas pocas ideas sobre un hecho pasado siempre involucraron consideraciones sobre sus implicaciones futuras. Al hacer planes, mostraron mayores niveles de felicidad y menores de tensión que otras veces, presumiblemente porque planear convierte una masa caótica de preocupaciones en una secuencia organizada. Aunque sintieron temor por lo que podía salir mal, en promedio hubo el doble de pensamientos sobre lo que esperaban que sucediese.

Quienes padecen de depresión y ansiedad tienen una visión sombría del futuro, y esa parece ser la causa principal de sus problemas, no sus traumas del pasado ni su visión del presente.

Mientras casi toda la gente tiende a ser optimista, quienes padecen de depresión y ansiedad tienen una visión sombría del futuro, y esa parece ser la causa principal de sus problemas, no sus traumas del pasado ni su visión del presente. Aunque los traumas tienen un impacto duradero, la mayoría de la gente resurge mucho más fuerte después de experimentarlos. Otros siguen luchando porque exageran en sus predicciones de fracaso y rechazo. Hay estudios que han revelado que la gente deprimida se distingue de la norma por su tendencia a imaginar menos escenarios positivos y sobrestimar los riesgos futuros.

Se retraen socialmente y se quedan paralizados por dudar en exceso. Un estudiante brillante y exitoso imagina: si repruebo el próximo examen, voy a decepcionar a todos y revelaré la clase de fracasado que soy en realidad. Los investigadores han comenzado a probar con éxito terapias diseñadas para romper este patrón al entrenar a los afectados a visualizar resultados positivos (imaginar que pasan el examen) y a ver los riesgos futuros con más realismo (pensar en las posibilidades restantes aun si reprueban el examen).

Casi toda la prospección ocurre en el nivel inconsciente cuando el cerebro filtra la información para generar predicciones. Nuestros sistemas de visión y oído, como los de los animales, se abrumarían si tuviéramos que procesar cada pixel de una escena o cada sonido a nuestro alrededor. La percepción es manejable porque el cerebro genera su propia escena, de modo que el mundo permanece estable aunque los ojos se muevan tres veces por segundo. Esto le da libertad al sistema perceptivo para ocultar rasgos no previstos, lo cual es el motivo de que no oigas el tictac de un reloj a menos que este se detenga. También es el motivo de que no te rías cuando te haces cosquillas a ti mismo: ya sabes lo que viene a continuación.

Los conductistas solían explicar el aprendizaje como la inculcación de hábitos por la repetición y el refuerzo, pero su teoría no podía explicar por qué los animales se interesaban más por las experiencias desconocidas que por las conocidas. Resultó que incluso las ratas de los conductistas, lejos de ser criaturas de hábitos, ponían especial atención a las novedades inesperadas porque así era como aprendían a evitar castigos y a ganar recompensas.

La memoria a largo plazo del cerebro ha sido comparada frecuentemente con un archivo, pero ese no es su propósito primario. En lugar de registrar con fidelidad el pasado, se mantiene reescribiendo la historia. Recordar un suceso en un nuevo entorno puede llevar a que se inserte nueva información en la memoria. Entrenar a testigos puede causar que la gente reconstruya sus recuerdos de modo que no quede rastro del suceso original.

Recordar un suceso en un nuevo entorno puede llevar a que se inserte nueva información en la memoria.

La fluidez de la memoria puede parecer un defecto, en especial para un jurado, pero tiene un propósito mayor. Es una característica, no un defecto, ya que la meta de la memoria es mejorar nuestra habilidad de enfrentar el presente y el futuro. Para aprovechar el pasado, lo metabolizamos extrayendo y recombinando la información relevante para rellenar situaciones nuevas.

Este vínculo entre la memoria y la prospección ha surgido en las investigaciones que muestran que la gente con daños en el lóbulo temporal medio del cerebro pierde los recuerdos de experiencias pasadas al igual que la capacidad de elaborar simulaciones ricas y detalladas del futuro. De manera similar, hay estudios del desarrollo de los niños que muestran que ellos no son capaces de imaginar escenas futuras hasta que adquieren la capacidad de retrotraer experiencias personales, por lo general en algún momento entre los tres y los cinco años.

Tal vez la evidencia más notable proviene de la investigación cerebralmás reciente. Al recordar un hecho pasado, el hipocampo debe combinar tres tipos diferentes de información —qué sucedió, cuándo y dónde— cada uno de los cuales están almacenados en partes distintas del cerebro. Los investigadores han encontrado que los mismos circuitos se activan cuando la gente imagina una escena novedosa. Una vez más, el hipocampo combina tres tipos de registro (qué, cuándo y dónde), pero en esta ocasión revuelve la información para crear algo nuevo.

Incluso cuando estás relajado, tu cerebro está recombinando continuamente la información para imaginar el futuro, un proceso que los investigadores se sorprendieron de descubrir cuando hicieron resonancias de los cerebros de gente que realizaba tareas específicas como la aritmética mental. Siempre que se hizo una pausa en la tarea hubo cambios repentinos de actividad en el circuito cerebral “omiso”, el cual es usado para imaginar el futuro o retocar el pasado.

Este descubrimiento explica lo que sucede cuando tu mente vaga durante una tarea: está simulando posibilidades futuras. Así es como respondes tan rápido a variaciones inesperadas. Lo que se puede sentir como una intuición primigenia, una corazonada, se hace posible por esas simulaciones previas.

Supón que recibes una invitación a una fiesta en un correo electrónico de un colega del trabajo. Por un momento, estás atónito. Recuerdas vagamente haber rechazado una invitación anterior, lo que te hace sentirte obligado a aceptar esta, pero entonces imaginas pasar un mal rato porque no te agrada cómo es él cuando bebe. Entonces también piensas: tú no lo has invitado nunca y piensas con incomodidad que si no asistes le causarás resentimiento, lo que podría resultar en problemas en el trabajo.

Sopesar metódicamente estos factores costaría mucho tiempo y energía, pero eres capaz de tomar una decisión veloz al recurrir al mismo truco que el buscador de Google cuando responde tu consulta en menos de un segundo. Google puede ofrecer un millón de opciones al instante porque no empieza de la nada. Predice continuamente lo que podrías preguntar.

El propósito principal de las emociones es guiar el comportamiento y los juicios morales futuros.

Tu cerebro se engancha en el mismo tipo de prospección para ofrecer sus propias respuestas instantáneas, las cuales vienen en forma de emociones. El propósito principal de las emociones es guiar el comportamiento y los juicios morales futuros, según los investigadores de un nuevo campo llamado psicología prospectiva. Las emociones permiten simpatizar con otros al predecir sus reacciones. Una vez que has imaginado cómo se van a sentir tú y tu colega si rechazas su invitación, sabes por intuición que deberías responder “Claro, gracias”.

Si el Homo prospectus opta por la vista extensa, ¿se torna morboso? Esa fue una vieja suposición en la “teoría del manejo del terror” de los psicólogos, la cual sostenía que los humanos evitaban pensar en el futuro por temor a la muerte.

Pero existe escasa evidencia de que la gente pasa mucho tiempo afuera del laboratorio pensando en su muerte o administrando su terror por la mortalidad. Ciertamente no es lo que los psicólogos hallaron en el estudio que se ocupó de los pensamientos cotidianos de las personas de Chicago. Menos del uno por ciento de sus ideas involucraban la muerte e, incluso, estas se referían a la muerte de otras personas.

El Homo prospectus es demasiado pragmático para obsesionarse con la muerte por la misma razón por la que no vive en el pasado: no puede remediarlo. Se hizo Homo sapiens aprendiendo a ver y moldear su futuro, y tiene la sabiduría suficiente para seguir mirando hacia adelante.

El papel de la academia frente a la corrupción

Comments off

El papel de la academia frente a la corrupción

De la universidad también depende acabar con ese fenómeno y superar la idea de que ‘todo se vale’. En este mundo atravesado por retos complejos, las humanidades no pueden ser excluidas de las aulas ni del debate público.

http://www.eltiempo.com/vida/educacion/el-papel-de-las-universidades-frente-a-la-corrupcion-117180
RODRIGO MUÑOZ GRISALES
Doctor en Filosofía y especialista en filosofía del humanismo, de la Universidad Pontificia Bolivariana. Profesor de la Universidad Eafit.
06 de agosto 2017 , 10:19 p.m.
Múltiples escándalos y corruptelas en innumerables países evidencian que el mundo se encuentra hoy ante una crisis moral de grandes proporciones y, además, no se insinúan salidas en el horizonte.
En el nivel público, intervenciones electorales soterradas, presidentes y ministros destituidos, macroescándalos en el deporte mundial, cuestionamientos a casi todos los presidentes suramericanos y al estadounidense, para no hablar de países verdaderamente inviables por asaltos personalistas al Estado como Venezuela o Siria.

En el plano privado (que afecta también a lo público), los escándalos de Odebrecht, las exportaciones brasileñas de carne descompuesta, la alteración de los medidores
de gases contaminantes de los vehículos alemanes, los papeles de Panamá, los corruptos tentáculos de la compañía de aguas de la Comunidad de Madrid, entre muchos otros.

¿Qué penas podrían recibir congresistas mencionados en caso Odebrecht?

 Estos escándalos tenían otros nombres en la década anterior: recuérdense WorldCom, Enron, Arthur Andersen, Tyco y Global Crossing, Parmalat, Vivendi, Chiquita Brands, Xerox y, un poco más recientemente, Goldman Sachs, Lehman Brothers, Bear Stearns y Merrill Lynch en la tan publicitada crisis estadounidense de las hipotecas ‘subprime’ en 2008, que tantos efectos perversos generó en todo el mundo.


Colombia no se queda atrás en materia de corrupción y exhibe casos como el ya citado Odebrecht, los de Interbolsa, Fondo Premium, Factor Group, Electricaribe, 
Saludcoop, Friogán, Petrotiger, Reficar, Termocandelaria, Bioenergy, Inassa (Triple A y Metroaguas), Elite, Estraval, TYPSA –con los juegos nacionales de Ibagué–. También encontramos los casos de los ‘carruseles’ de contratos de Bogotá, La Guajira, Chocó y Córdoba, y los carteles de precios (cementos, pañales, cuadernos escolares, papel higiénico, azúcar), para mencionar solo los más sonados.

Algo debe andar mal en la cultura para que en gran parte del planeta se presenten tantos comportamientos ilícitos

Algo debe andar mal en la cultura para que en gran parte del planeta se presenten tantos comportamientos ilícitos del mismo corte; algo no debe marchar bien con las ideologías e ideales que mueven a la humanidad.

Alguna vez, en un congreso internacional, escuché decir a un profesor canadiense algo así como que nunca el mundo había tenido tantos profesionales diplomados (sobre todo en especialidades administrativas), pero que nunca antes tampoco había estado tan mal manejado.

¿Será entonces que un cierto sustrato ideológico y moral de nuestra educación actual, en particular la profesional, está, en primer lugar, legitimando una especie de “todo se vale y contra todos”, y, en segundo término, invadiendo profusamente los campos del conocimiento y de la acción humana?

Filosofías que rigen el mundo

Existen dos grandes idearios que hoy comandan el mundo y determinan, en consecuencia, el tipo de investigación que hacemos y la orientación de la educación que impartimos.

Se refieren a grandes cosmovisiones en lo científico y en lo económico a las que se acogen consciente o inconscientemente los educadores y sus instituciones,incluyendo el Ministerio de Educación y otras entidades como Colciencias, donde surgen los grandes lineamentos y orientaciones que los educadores deben adoptar en su labor.

Debemos buscar en la epistemología (o filosofía de la ciencia) y en la filosofía de la educación el primer ideario y ese sustrato del que hablábamos arriba que, quizás por su carácter implícito, no ha sido abiertamente identificado y denunciado.

Los medios masivos regularmente hacen su tarea de comunicar y denunciar los negociados e ilícitos, pero develar lo que se mueve en las correntías subterráneas de la sociedad cuando esos fenómenos se vuelven tan recurrentes no ha sido tradicionalmente su papel.

Muchos filósofos disidentes de la gran euforia por los logros de la ciencia y el progreso han puesto el dedo en la llaga por la forma como el conocimiento, en particular el de las ciencias sociales, se elabora y enseña.

Podría decirse que la constante de sus críticas es que tanto científicos como educadores se han acogido a un modelo de investigación basado en el abstraccionismo científico (o positivismo), una orientación epistemológica que poco se preocupa por la pertinencia del conocimiento de las realidades concretas de cada sociedad, y pretende más bien conformarse con las metodologías matemáticas y de precisión de las ciencias naturales y exactas.

En consecuencia, la producción de conocimiento, lo mismo que su impartición, se ocupa más de cosas como la explicación causal o la relación causa-efecto
 (el cómo se produce un fenómeno) y menos por el sentido que el fenómeno tiene (el qué, el porqué, la razón de ser) dentro de un contexto cultural o en una sociedad.

Edgar Morin diría que ese conocimiento en abstracto deja por fuera sus “conexiones y solidaridades” con otras esferas de lo social y con la totalidad.

Por lo tanto, los profesionales educados casi exclusivamente bajo esa orientación no forman en su mente un vínculo consciente, realista y responsable entre su carrera y el mundo social en el que la ejercen. No construyen elementos que les ayuden a conectar su saber con la sociedad y, por tanto, ignoran la complejidad y diversidad de dimensiones que la integran y que se afectan por la acción de los agentes sociales.

El segundo ideario que nos rige tiene que ver con el discurso económico que promueve casi religiosamente la globalización y que se impone por múltiples vías a la soberanía de los países.

Se trata del discurso del neoliberalismo, basado en su fondo en la desinstitucionalización, es decir, en el imperativo de que haya menos Estado y que este, además, controle y grave mínimamente la circulación de mercancías y servicios entre países.

En función de esto, los servicios esenciales de salud, vivienda, educación, cultura, diversión, infraestructura, servicios públicos, entre otros, deben operar bajo las exigencias de la libre oferta y demanda y generar, además, beneficios privados. En suma, esta ideología persigue la privatización de lo público.

El mensaje que esta arrasadora ideología envía a la formación profesional es que lo único que realmente importa en la educación es el desarrollo de capacidades de transacción para que toda interacción profesional sea ejercida como mercantil.

Todo, en este sentido, deberá apuntar a que cualquier relación humana pueda asimilarse a una relación de compraventa que debe producir beneficios económicos.

Esta concepción de la educación afecta la integridad ética e intelectual del profesional, pues moldea sus valores en torno al individualismo y al éxito personal

Esta concepción de la educación afecta la integridad ética e intelectual del profesional, pues moldea y focaliza sus valores en torno al individualismo y al éxito personal. El entorno social y natural no se constituye en un referente significativo dentro de las finalidades de su acción.

En el centro de este discurso está el mercado como rector indiscutible de las relaciones y transacciones humanas. 
Un mercado autónomo, sin injerencia del Estado, que de manera impersonal ‘decide’ sobre todos los aspectos de la vida social con base solamente en criterios de competitividad, rentabilidad y eficiencia.

Al respecto, Zygmunt Bauman decía: “Somos dolorosamente conscientes de que, sin control alguno, los mercados que se guían únicamente por el criterio de la rentabilidad conducen a catástrofes económicas y sociales”.

De los fines y de los medios

Esa desconexión entre educación y vida social opera en la realidad reduciendo a lo estrictamente económico los fines que se trazan los individuos, las empresas y las instituciones. Como consecuencia, estos actores acomodan o dimensionan los medios, es decir, los conocimientos, los métodos y los procesos, al tenor de esos fines estrechos.

En virtud del afán economicista que se apoderó de la sociedad, las profesiones se centran en metas o fines de orden exclusivamente cuantitativo y económico como la maximización de los ingresos o las utilidades, el posicionamiento en algún ranquin de competitividad, eficiencia o innovación.

Como consecuencia, los conocimientos que se imparten en las aulas se limitan a los medios puramente instrumentales (procedimientos, fórmulas, técnicas, modelos) que mejor sirvan al logro de esas metas cuantitativas.

A propósito de esa reducción de miras, Martha Nussbaum nos recuerda la frase de Tagore: “El hombre moral, el hombre íntegro, está cediendo cada vez más espacio, casi sin saberlo (…) al hombre comercial, al hombre limitado a un solo fin”.

Los profesionales formados con esa pobreza de miras y esa miopía de fines y medios no contarán con los conocimientos ni los criterios para prever, más allá de las metas cuantitativas que se trazaron, los eventuales efectos perversos de sus decisiones y acciones sobre la sociedad y el medioambiente.

Serán, además, sujetos propicios a la corrupción, pues la aprobación y presión sociales con respecto al enriquecimiento, la optimización o la maximización como fines a ultranza legitiman la laxitud moral de los medios para lograrlos.

¿Cómo sería, entonces, una educación profesional éticamente conectada? ¿Existe la posibilidad de que quienes diseñan y dirigen el currículo profesional, que regularmente tienen a su vez una formación marcadamente técnica o funcional (y que hoy dirigen facultades, departamentos académicos, programas, grupos de investigación, revistas, etc.), se abran a una nueva comprensión de su tarea?

En primer término, la universidad debe erigirse en guardiana de los fines de la sociedad y no debe responder acríticamente a las demandas de los actores sociales si tales demandas no corresponden a ideales de integridad e inclusión. La universidad está llamada a problematizar y cambiar esas grandes ideologías que hoy atrapan al mundo y lo empujan a una carrera loca por el economicismo y el éxito individual.

En segundo lugar, la enseñanza de las humanidades constituye la mejor forma de comprensión del hombre y su vínculo social en todos sus espacios de actuación. Es solo que –como lo expresé en este mismo medio en un artículo titulado ‘La nuestra, una educación de saberes desintegrados’– “abogo por unas humanidades pertinentes, problematizadoras y social y ambientalmente comprometidas”.

Obviamente es necesario estudiar las humanidades como disciplinas autónomas, pero sería preferible, para la formación de profesionales, si adicionalmente las humanidades se ponen al servicio de la comprensión de los fenómenos humanos en y desde las organizaciones y las instituciones, no instrumentalizándolas para el logro de la eficiencia, sino sirviéndose de ellas para comprender al hombre y su acción. Es precisa, además, una postura crítica con respecto a las profesiones y disciplinas objeto de la formación.

Las humanidades serían, pues, el vehículo de problematización entre los medios y los fines –en particular sobre la pertinencia y el tenor humanista de estos últimos– y ayudarían a que los profesionales en formación establecieran una conexión consciente y responsable entre su profesión y la sociedad.

A modo de conclusión, podría decirse que formar profesionales éticamente conectados, más que aprender teorías, técnicas e instrumentos (que son también importantes), implica asegurar la apropiación de criterios asociados a la aplicación de tales instrumentos y teorías.

Podríamos entender estos criterios como referentes claros en la interpretación, la decisión y la acción del profesional. Y estos solo se construyen en la resonancia del conocimiento técnico-científico con la realidad social integralmente considerada.

En un mundo atravesado por problemas y retos cada vez más complejos y acuciantes como el calentamiento global, el terrorismo, los desplazamientos masivos, la corrupción, las catástrofes humanitarias, los autoritarismos, el desmoronamiento de las democracias, entre tantos otros, las humanidades no pueden ser excluidas de las aulas ni del debate público.

RODRIGO MUÑOZ GRISALES
Doctor en Filosofía y especialista en filosofía del humanismo, de la Universidad Pontificia Bolivariana. Profesor de la Universidad Eafit.

  • Page 1 of 2
  • 1
  • 2