Category Archives: 2050

Nuevo modelo de desarrollo, Industria 4.0

Comments off

La industria 4.0, un desafío para un nuevo modelo de desarrollo

La visión más usual del mundo, abreva en la geografía y la política, un mapamundi dividido en naciones.

La industria ha sido una forma de integración de capacidades: de negocios, de tecnologías y de información. Apoyada en los tradicionales factores de producción: capital, trabajo y materias primas, para llegar a diversos mercados, cada vez más alejados y de creciente volumen.

En cada una de las etapas de la llamada revolución industrial la infraestructura necesaria para su desarrollo fue generada por innovaciones disruptivas en relación con los modos de producción tradicionales.

En la primera con el carbón, inicialmente, y por el motor a vapor luego, lo que posibilitó la mecanización de los procesos productivos, (textiles) y supuso una fuente de riqueza para las naciones y de su radio de expansión, principalmente el Reino Unido y Europa y la América anglosajona.

En la segunda por la electricidad, el gas y el petróleo, (apoyados en la física y en la química), nuevos medios de transporte (automóvil, avión) y de comunicación (telégrafo, radio) lo que generó la primera globalización mediante una progresiva internacionalización de la economía, alcanzando escala mundial.

 En la tercera, denominada también “científica y tecnológica” por la convergencia de las nuevas tecnologías (microelectrónica, bioquímica) de información y comunicación, con nuevos sistemas de generación energética. Su alcance incluyó como actores de importancia a Japón, China, India y el sudeste asiático.

Las tecnologías de comunicación mediante modulación de ondas electromagnéticas a través del espacio, constituyen la infraestructura que permite múltiples desarrollos disruptivos respecto de la producción industrial anterior.

La integración de bits y átomos (mundos digital y físico) lleva a la 4ta. Revolución Industrial.

La fabricación inteligente aplica: Inteligencia Artificial (AI), Robótica, bio y nano tecnologías, virtualización, impresión 3 y 4D, entre otras tecnologías, para múltiples soluciones de automatización totalmente integradas.

Esta integración de conocimiento, de cadenas de suministros y de usuarios finales transformará irreversiblemente todos los procesos industriales y gran parte de los procesos sociales, económicos y políticos; haciendo de la vida algo más complejo, incierto, competitivo, y cada vez más acelerado, sin que la localización física implique limite alguno para los bits y los qubits, verdaderos ciudadanos globales.

Lo que vale tanto para bienes, servicios e incluso trabajo y empleo.

Muchos ven en las nuevas tecnologías, la clave del crecimiento, pero no se pueden ignorar sus riesgos.

El desarrollo económico de nuestros países estará cada vez más sujeto a la subas y bajas de la economía global.

El conflicto de EEUU con Huawei, más allá de entenderlo como un simple exabrupto de Trump, explica la preocupación por el dominio de las más avanzadas redes de comunicación, que serán las facilitadoras del nuevo desarrollo industrial.

Dado que las conexiones vía Internet mediante la red 5G que soporta una gran capacidad de datos a alta velocidad, siendo 20 veces más rápidas que la actual 4G, con lo que es dable esperar que humanos y “cosas” estén prácticamente en linea en todo momento y lugar.

Pero lo cierto es que ello no llegará al mismo tiempo a todas las comunidades e individuos, lo que quedará mediatizado por las conveniencias de los mercados.

La visión más usual del mundo, abreva en la geografía y la política, un mapamundi divido en naciones. La globalización impulsa nuevas formas de asociación económica, social y política, con nuevos actores y fuerzas dinámicas, una cartografía de anticipación para ver el mundo de las próximas décadas podría ser algo similar al gráfico que ilustra esta nota.

En este mundo el mayor riesgo de muchas economías sumergidas y emergentes es la perdida de empleos y la obsolescencia de de sus modelos de negocios asentados en una concepción del desarrollo basada en la transición de economías primarias a industriales.
La falta de información sobre los cambios tecnológicos en curso y los de las próximas décadas, suma al desempleo la carencia de sistemas de educación y formación profesional acorde a dicha transformación tecnológica.
La Industria 4.0 exige información, habilidades, mentalidades y herramientas adecuadas para pensar creativa y colectivamente, para tomar ventaja de las tecnologías en forma inteligente.

Perfil

Miguel Ángel Gutierrez

El autor en graduado en Ciencias Políticas, Doctor en Historia, Investigador de Futuros. Dirige el Centro Latinoamericano de Globalización y Prospectiva, nodo del Millennium Project.

El pensamiento sistémico cualitativo como práctica reflexiva del futuro

Comments off

Elogios avanzados para el nuevo libro de Anthony Hodgson

Daniel Christian Wahl 12 de enero de 2019

Tengo el placer y el privilegio de contar a Tony como amigo, mentor y colega desde hace más de una década. Nos conectamos a través de un taller de sostenibilidad del UNITAR en Escocia que yo co-organicé y facilité y al que asistió su esposa. El nombre de su compañía, Decision Integrity Ltd., despertó mi curiosidad. Investigué un poco y me sorprendieron los muchos paralelismos y conexiones que encontré con otros mentores clave como Brian Goodwin y Henri Bortoft. Nuestra primera conversación fue una conversación de cuatro horas de duración, al final de la cual ambos estábamos emocionados y sorprendidos de cómo había pasado el tiempo.

Tony me invitó al Foro Internacional de Futuros en 2009. Me dio la oportunidad de trabajar con él en el pilotaje de las primeras versiones del IFF World Game. En 2010 me contrató a través de su consultoría para investigar y aplicar el pensamiento de sistemas completos y el Modelo de Sistemas Mundiales IFF a dos proyectos de Foresight en el Reino Unido. En una de ellas, trazamos un mapa de la dimensión internacional del impacto del cambio climático en 17 regiones del mundo y cómo éstas afectarían, a su vez, al futuro del Reino Unido. Por otro, tratamos de revelar patrones sistémicos y darle sentido visual a la investigación que un equipo de expertos había realizado sobre la migración y el cambio ambiental global.

Tony y yo también hemos impartido una serie de talleres en tres partes sobre “Pensamiento de Sistemas Aplicados” en Findhorn College, colaborado en varios proyectos del Foro Internacional de Futuros sobre “Resiliencia Transformativa”, “El Marco de los 3 Horizontes” y “Ciencia y Política de Segundo Orden”; y ocasionalmente me uní a una reunión o apoyé los esfuerzos hacia la creación de H3uni. En resumen, he tenido la oportunidad de aprender de este notable anciano sabio. Además, me da la sensación de que nuestra amistad ha sido mutuamente fructífera. Todavía recuerdo a Tony tomándome el pelo por tener un doctorado en nuestras primeras colaboraciones. Más tarde completó su doctorado en ciencias de sistemas poco antes de cumplir 80 años.

Es para mí un placer que me hayan pedido que lea y revise su próximo libro. Disfruté mucho del primer libro de Tony, Ready for Anything: Designing Resilience for a Transforming World World, en el que explica el Modelo de Sistemas Mundiales y el Juego Mundial que desarrolló con colegas de la IFF y documenta sus diversas aplicaciones.

El nuevo libro de Tony – Systems Thinking for a Turbulent World: A Search for New Perspectives (actualmente en revisión con Routledge) – nos invita a convertirnos en practicantes reflexivos del arte y la ciencia de rediseñar y co-crear un futuro incierto a través de una apreciación más profunda de las cualidades inherentes al potencial futuro del momento presente.

El libro ofrece nuevas formas de abrazar la incertidumbre en un mundo complejo y, sin embargo, encontrar formas constructivas de colaborar con otros dispuestos a trazar nuestro camino colectivo hacia un futuro que nos sorprenderá y al mismo tiempo tomar en serio nuestra agencia co-creativa para afectar ese futuro.

Tony recuerda gentilmente al lector sobre la necesaria humildad y sensibilidad a los patrones con los que este turbulento mundo nuestro exige que se cumpla, si esperamos trazar un camino sabio hacia el futuro. Él mismo es un experto practicante versado en el arte de facilitar el surgimiento de la inteligencia colectiva para dar sentido a la complejidad. Muchas técnicas para este importante trabajo Tony se desarrolló y refinó a sí mismo en más de 50 años de consultoría y práctica de futuros.

Este libro es un curso intensivo de alto nivel en ciencia de sistemas, futuros, integración multi-perspectiva, anticipación y repaso. ¿Ya estás intrigado? Deja que Tony te guíe en este viaje hacia la práctica reflexiva, la conciencia anticipatoria y el aumento de la capacidad de saborear y trabajar con otros en la re-percepción cualitativa del potencial futuro del momento presente.

Systems Thinking for a Turbulent World es un libro oportuno ofrecido por un anciano experimentado para que podamos aprender colectivamente a sacar lo mejor de los tiempos turbulentos que se avecinan. Nos invita a entender el pensamiento sistémico no como un ejercicio intelectual para los académicos en su torre de marfil, sino como una “práctica cualitativa” que depende del desarrollo de una nueva capacidad de pensamiento dinámico.

Tony sugiere que la crisis de percepción o las crisis de conciencia que subyacen en muchas de las crisis convergentes a las que nos enfrentamos se remontan a “nuestra incapacidad para apreciar la naturaleza de la totalidad y el papel que las cualidades desempeñan en los procesos estructurados, ya sea externos a nosotros mismos o internos a nuestras percepciones”. Sugiere que nuestra tendencia a “tratar estos dos aspectos como separados en lugar de como una participación sin fisuras en el proceso mundial a través de nuestra conciencia” intensifica aún más en lugar de resolver estas crisis.

“Sin el sentido de integridad, no cultivamos las percepciones y habilidades para navegar en el mundo hiperturbulento. Para entender esta visión de la comprensión es fundamental la apreciación de la relación entre estructura y proceso”. - Anthony Hodgson

El’entendimiento’ hacia el que Tony trata de guiarnos en este notable libro que posiblemente (todavía) se adelanta a su tiempo “combina la visión de Gregory Bateson sobre’el patrón que conecta’ con la’matriz’ de Heinz von Foerster que encarna’ y la noción de Varela de cognición enactiva donde ni la representación ni el mecanismo por sí solos explican el conocimiento”.

Systemic realityLa realidad sistémica como proceso participativo recurrente (Sharpe)

Tony argumenta que a medida que investigamos la naturaleza de la relación estructura-proceso aún más profundamente, llegamos a ver a la pareja como un dilema: “si nos concentramos totalmente en los sistemas como una propiedad externa del mundo, entonces nos divorciaremos cada vez más de nuestra presencia en sus aplicaciones. Por otro lado, si nos concentramos exclusivamente en la reflexión y el filosofar, nos divorciaremos de la práctica significativa”.

La tensión creativa de la polaridad de este dilema podría no ser resoluble, sino que tenemos que aprender a navegarlo sabiamente. Esto nos desafía a practicar la innovación transformadora continua impulsada por la repaternidad participativa. El libro de Tony introduce un enfoque tan dinámico del pensamiento sistémico “que integra la objetividad de los sistemas con la subjetividad del pensamiento” y nos recuerda que “navegar el dilema requiere también la integración del pensamiento futuro”. Argumenta que el “valor de un dilema consciente es que crea un espacio generativo continuo. Es una historia en continua evolución”.

Tony admite hacia el final del libro que “todavía no tenemos una forma de pensamiento sistémico que abarque plenamente la percepción de las cualidades” y sugiere que su antiguo mentor (J.G. Bennett) ‘General Systematics’ podría seguir siendo el mejor candidato para ser una base sólida para el “pensamiento sistémico cualitativo” que distingue un conjunto de patrones genéricos que conectan “el mundo de los hechos con el mundo de los valores de manera recíproca”.

Entre las cualidades fundamentales que J.G. Bennett y sus colegas sugirieron que debemos prestar más atención si queremos participar en un pensamiento sistémico cualitativo y dinámico que nos permita relacionarnos con sistemas como el “despliegue orgánico” se encuentran las siguientes:

  1. “la integridad como unidad en la diversidad y la diversidad en la unidad
  2. complementariedad desde la dependencia mutua de polos opuestos
  3. relaciones que permiten el dinamismo y el cambio
  4. orden que permite un campo de acción
  5. importancia derivada del compromiso recíproco entre el sistema y el contexto
  6. coherencia derivada de la coalescencia de los factores esenciales de sustentación
  7. Manifestación a través de la interacción de la estructura y el proceso.
  8. holismo entrelazando autonomía e integración
  9. transformación a través de la correlación de procesos independientes pero mutuamente relevantes”.

Tony sugiere que se está desarrollando un nuevo enfoque del pensamiento sistémico aplicado como práctica reflexiva de futuros que prestará mayor atención a estas cualidades. Este enfoque podría “empezar a reconectar nuestro mundo fragmentado y descompuesto y descubrir vías para la reintegración de los seres humanos en la naturaleza y un mejor entendimiento intercultural”. Que así sea!

NOTA: Esta revisión se basa en un manuscrito aún en revisión. Systems Thinking for a Turbulent World: A Search for New Perspectives de Anthony Hodgson será publicado por Routledge (muy probablemente) a finales de este año.]

Lecturas adicionales de Anthony Hodgson:

  • Hacia una ontología del momento actual, Anthony Hodgson, en On The Horizon Vol x (2013) Emerald Publications
  • A Transdiciplinary World Model, Anthony Hodgson, en Systems Research and Behavioural Science, Vol (2012) John Wiley
  • Una imagen de integridad global; Los parámetros de una sociedad global iluminada, Anthony Hodgson, en Network Review Spring 2011
  • Ver en Múltiples Horizontes: Connecting Futures to Strategies, Andrew Curry y Anthony Hodgson, The Journal of Futures Studies Volumen 13 Número 1 (2008)
  • Apreciando el futuro, Anthony Hodgson, en – Scenarios for SuccessEditors Bill Sharpe y Kees van der Heijden (2007) John Wiley
  • Ready for Anything: Designing Resilience for a Transforming World, Anthony Hodgson, (2011) Triarchy Press, Reino Unido

 

Dr. Anthony HodgsonDr. Anthony Hodgson (Fuente de la imagen)

Fuente: https://medium.com/activate-the-future/qualitative-systems-thinking-as-a-reflexive-futures-practice-b61d51881c8c

Traducción realizada www.DeepL.com/Translator por Lucio Mauricio Henao V Junio 6 2019

Este estratega militar de EE.UU. quiere usar los sueños para predecir el futuro.

Comments off

El futurista líder, John L. Petersen, del Instituto Arlington de los Estados Unidos, comparte sus estrategias para navegar por un mundo en movimiento.

Por Vanessa Gu 29 MAYO 2019   https://govinsider.asia/

Durante siglos los oráculos han utilizado los sueños para predecir el futuro. El personaje bíblico José interpretó los sueños del rey egipcio y evitó una hambruna. En la antigua Roma, la esposa de César soñaba con su cuerpo ensangrentado el día de su asesinato.

Estos escenarios pueden parecer folclóricos, pero John L. Petersen, un eminente futurista que fundó el centro de estudios del Instituto Arlington en Washington DC, dice que los sueños pueden ser utilizados por los funcionarios públicos para crear estrategias. Esto es especialmente relevante en un mundo volátil y cambiante, donde “nada en el pasado te da una buena tendencia o una buena indicación de lo que podría venir”, afirma.

Petersen ha trabajado con el Colegio Nacional de Guerra de los Estados Unidos y también ayudó a Singapur a desarrollar el primer sistema de superordenador nacional de “escaneo de horizontes” del mundo. Habló con GovInsider sobre la importancia de usar formas no convencionales para ayudar a los funcionarios públicos a esperar lo inesperado.

Soñando con futuros

¿Pueden los sueños predecir el futuro? Aunque nadie puede entenderlo del todo, Petersen dice que “la gente muy dispersa comienza a tener sueños dramáticos y precognitivos antes de los próximos eventos de gran magnitud”. Cree que si los sueños pueden ser recogidos y analizados de manera significativa, puede ayudar a identificar y preparar estos escenarios.

Los ataques a la Torre Gemela del 11 de septiembre en los Estados Unidos conmocionaron al mundo. Sin que la mayoría lo supiera, Petersen dijo que un soñador que trabajaba con Scotland Yard había notificado a la embajada estadounidense en Londres dos semanas antes del ataque. Después de los ataques, tuvo acceso a 300 estudios de caso de personas que tenían sueños muy vívidos e inusuales hasta seis meses antes del ataque.

Explica que “la tecnología avanzada [puede ser usada] para analizarlos y agruparlos, y luego ordenarlos visualmente de tal manera que puedan predecir los próximos eventos”. Si se recoge durante un largo período de tiempo, Petersen cree que puede convertirse en “un sistema de predicción preciso y basado en la multitud”.

Dice que vivimos en un tiempo sin precedentes en el que “no sólo podemos entender lo que está sucediendo, sino que también estamos posicionados para dar forma al futuro”. En lugar de planificar unos pocos escenarios, Petersen dice que las herramientas disponibles hoy en día amplían la posibilidad de identificar posibles “comodines”: eventos de baja probabilidad y alto impacto que sorprenden a la mayoría de la gente.

Evolución para la revolución

El cambio va a ser impulsado cada vez más por pequeños grupos de elites, dice Petersen, y el gobierno debe adaptarse. El futurista cree que las tendencias globales “van a empoderar a un pequeño sector de la humanidad para que evolucione hacia un nivel más alto de conciencia, operación, sensibilidad y sofisticación”.

________________________________________

“Un pequeño sector de la humanidad [evolucionará] hacia un nivel superior de conciencia”

________________________________________

Sin embargo, estos grupos no van a estar en posiciones tradicionales de autoridad, y emergerán en los bolsillos de todo el mundo. Van a “encontrar una nueva forma de operar”, dice. Desde #MeToo hasta el ascenso de la activista climática de 16 años Greta Thunberg, los medios sociales han permitido a los individuos afirmar rápidamente su poder sobre el gobierno y crear movimientos poderosos.

Petersen cree que lo mejor que puede hacer el sector público es ser “sensible a todo tipo de fuentes de todo tipo de lugares”. Se trata de estar preparado para un cambio rápido y de supervisar las señales sociales subyacentes.

Las grandes perturbaciones que se avecinan

Hay cuatro tendencias principales que crean un cambio masivo, advierte: el cambio climático, la inteligencia artificial, los avances científicos y la erosión de la confianza en las instituciones. Esto cambiará fundamentalmente la forma en que entendemos la realidad y, por lo tanto, la forma en que vivimos, dice Petersen.

Los seres vivos están intrincadamente ligados al medio ambiente, y cualquier cambio en él puede alterar “las emociones, la biología y las interacciones sociales”, según Petersen. El cambio climático podría poner fin a las suposiciones comunes sobre los alimentos, la disponibilidad de energía y nuestras estructuras sociales básicas.

Mientras tanto, la tecnología está cambiando la naturaleza del trabajo, a medida que los trabajos de manufactura son asumidos gradualmente por la robótica. La Inteligencia Artificial amenaza con volverse más capaz que los humanos, y puede “duplicarse millones de veces”, dice Petersen. Esto plantea interrogantes sobre la existencia humana como la especie dominante en el planeta.

Los tecnólogos están empujando las fronteras para encontrar soluciones en un mundo en el que los recursos están disminuyendo y los efectos del cambio climático son cada vez más pronunciados. Si bien estas fuerzas podrían conducir a “nuevas capacidades” para bien, también podrían descubrir avances científicos que tal vez no estemos preparados para abordar, como la vida extraterrestre y la manipulación del tiempo y el espacio.

La confianza en establecimientos centenarios también se está erosionando a medida que grupos de personas se desencantan cada vez más por una estructura de liderazgo de arriba hacia abajo. Los problemas de la Unión Europea y de la Iglesia Católica son signos de esta desconfianza. A medida que las noticias falsas desdibujan la línea entre la verdad y la mentira, los gobiernos van a tener cada vez más dificultades para mantener la confianza.

Diseñado para responder, no para predecir

Para anticiparse a estas tendencias, es necesario descentralizar a los gobiernos para que puedan tomar decisiones rápidamente y aumentar su apetito por los riesgos. En lugar de tratar de predecir con precisión el futuro, dice Petersen, el sector público necesita esperar sorpresas en cada momento.

Esto requerirá que las personas del nivel más bajo del gobierno tengan un interés en dar forma al futuro. “El primer tipo que ve el problema puede generar un tipo de respuesta significativa porque está capacitado para hacerlo”, explica Petersen. Para que eso suceda, se necesita una cultura abierta de compartir y comunicar objetivos claros.

“Hay que estar dispuesto a asumir riesgos”, agrega Petersen, tratando de hacer más y aprendiendo de los fracasos. Dice que esto requerirá un cambio fundamental en “la visión central, la estructura y el metabolismo de un gobierno”. En un mundo donde hay múltiples partes móviles, la única manera de adaptarse es no dejarse sorprender por las sorpresas.

En otras palabras, los funcionarios deben soñar en grande, compartir el poder y esperar lo inesperado. Si ignoran los oráculos y los finos mechones del futuro, entonces, como César, se enfrentarán a sus propios idus de marzo.

Fuente original en inglés: https://govinsider.asia/connected-gov/exclusive-this-us-military-strategist-wants-to-use-dreams-to-predict-the-future/

Traducción Lucio Henao Proseres